Sin categoría

Cómo adaptar el calzado infantil al verano

Las sandalias son el calzado favorito de muchos niños y el recurso más fácil cuando hablamos de adaptar el calzado infantil al verano, ya se trate de niños, adolescentes o adultos pero aunque se traten de un básico imprescindible que hay que tener en el armario, también hay que tener en cuenta algunos detalles importantes a la hora de elegir zapatos para el verano; y por ello el calzado suele ser de las partes más complejas a la hora de vestirles, especialmente en lo que a chanclas se refiere ya que para ellos tienen que ser apropiadas en cuanto a comodidad y una adecuada sujeción trasera.

En zapatería juvenil hay que dejarse guiar por zapatos como los del catálogo de artículos de Vam Vam y aprovechar sus ofertas. Lo esencial en esta época estival es que se trate de un calzado cómodo de verdad y se recomienda elegir materiales que transpiren. En verano los niños y los más jóvenes están de vacaciones y tienen más tiempo para jugar por lo que su calzado tiene que ser resistente para que salten y corran sin contratiempos ni que el calzado sea un obstáculo pero que sea a la vez un zapato flexible y ligero.

Prima la comodidad

El calzado veraniego infantil ha de ser siempre cómodo, seguro y de calidad. Y como en la etapa infantil el pie cambia muy rápido y además necesitamos que el zapato sujete pero sea holgado, un truco es ir a probar los zapatos al niño a última hora del día, cuando los pies están más dilatados. Es importante estar muy pendientes de que la talla sea la adecuada y sustituir los zapatos en cuanto les queden pequeños para evitar deformaciones y otras patologías.

El desafío de dar con el calzado adecuado 

Sobre todo en estos primeros años de desarrollo el calzado tiene un rol esencial y en los niños es muy importante que esté bien sujeto y atado al pie, evitando en lo posible cuando se trate de sandalias que haya un elemento de separación entre el primer dedo y el segundo.

Para andar sobre seguro cuando se compra calzado infantil la mejor opción es hacerlo directamente de marcas especializadas en zapatería infantil. Y si se trata de marcas con buena fama por su calidad y comodidad, mucho mejor.

Caminar y correr libremente

Teniendo en cuenta los planes que pueden surgir en verano hay que contar siempre con un calzado veraniego que tenga una cierta impermeabilidad, y con que el material de la suela además de ser igualmente resistente al agua permita una cierta fricción para que haya una buena sujeción de su pie pero que también sea flexible y liviano. En este sentido destacan los modelos tipo crocs porque su forma ancha es muy cómoda y su diseño es altamente transpirable e impermeable.

En cuanto al diseño estético, a los niños les encantan los zapatos decorados con sus personajes favoritos pero también triunfan los que tienen motivos marineros o de animalitos. A esto hay que añadir que tener un calzado de un tono neutro como el blanco supone un magnífico fondo de armario para cualquier ocasión que se presente, y si además se trata de unas alpargatas será un calzado muy funcional para el verano. No obstante en general triunfan en verano las sandalias con tiras de velcro, cómodas para ellos y seguras para la actividad del juego ya que protegen más que otros zapatos ante posibles golpes. Este tipo de sandalia permite además que pueda comprarse un poquito más grande para que vaya creciendo con su pie.

Publicado originalmente en Cómo adaptar el calzado infantil al verano – TendencyBook

Back to list

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.